miércoles, 23 de julio de 2014

Un deseo… Una máquina de escribir.

 

Hola de nuevo a todos!!!

Desde muy pequeñita, me ha gustado escribir. Recuerdo la máquina de escribir que tenían mis padres en casa, antes de la llegada del ordenador a nuestras vidas. Lo que disfrutaba cuando me ponían un folio en blanco y me dejaban aporrear las teclas (si, tal cual). Me encantaba el ruido de las teclas, el ruido de correr el carrete, la carraca para poner o sacar el folio.

Nunca olvidaré la emoción de unas vacaciones, cuando recibí mi primera máquina de escribir (mitad de juguete, mitad de verdad), pero el caso era que escribía. Las tardes de invierno que me pase al lado de mi madre, jugando a que era su secretaría o haciéndole dictar lo primero que se le pasase por la cabeza, para que lo pudiera escribir (eso se llama paciencia y amor de madre). ¡Como guardaba esos folios! ¡Como si fueran auténticos tesoros literarios!

Llegó la era moderna, la era de de la tecnología, y las máquinas de escribir, terminaron guardadas en el armario. Pasado un tiempo, incluso fuera de nuestros hogares y de nuestras vidas. No me entendáis mal, no reniego de la tecnología, ¡que haría yo sin mi bendito ordenador! Pero no puedo dejar de acordarme de ellas.

Desde hace mucho, mucho tiempo, ando detrás de una máquina de escribir. En cuanto vamos a una feria vintage, a un rastro, se me van los ojos en cuanto veo una. Al principio, solo me fijaba en las de estilo más antiguo, negras, de hierro…

5e08166f86b5c5d8e64e56d98d5afe5d 394fcad9e1fa40c9c7c609ab749d9a7c
612f7171e074888afe2d1e4b35c03459 60564fb1bfca5b6fe4a6cad618b2dfe4

Pero de un tiempo a esta parte, he ampliado el filtro de búsqueda, y también se me van los ojos, por las máquinas de escribir de estética retro y  con colores.

374f8d016fdee1ec47d21a1105536881 073481dac1c24730275169e9766ce7b7
6969d14a2d35e680d492caa3cafb2f2f e752df39634597c422dabd965a428bc0

Me encantan como objeto de decoración, me parece que aportan un toque muy especial y personal. En mi cabeza, ya tiene un rinconcito de donde podría alojarse en nuestro hogar. Estoy intentando montar un pequeño rincón de trabajo (asunto que merece un post aparte), donde tener todas mis cosas en orden y juntas (a poder ser). Que me inspire a la hora de ponerme con mis futuros proyectos diy. Y ya me imagino a nuestras protagonistas de hoy en él.

1795ddedca519072ae4ff034eea49008 362068ac075304f463b7a8adb180b490
d88dc6d6941aadafae278f80ac3a4388 f3cdfdcbd516ce3d99b8cd2e70606a13

Confieso que no me importaría nada, encontrar alguna máquina que a día de hoy funcionase. Y de vez en cuando poder teclear sobre ella. Utilizarla para hacer etiquetas y darles ese toque especial que da su tipografía, o simplemente escribir pequeñas notas con mensajitos para dejar por casa y sorprender (me sale la vena romántica).

d49be715c02532c00d034493e321d0e0

Un deseo… una máquina de escribir.

Espero que os haya gustado!!! Hasta el próximo post!!!

6 comentarios:

Ella Rey dijo...

Hola !!!
Que bonitas maquinas, en mi casa todavia guardamos una, pero no es tan antigua...
Oye que completo blog tienes, me ha encantado.
Saludos :]

la chica del quinto dijo...

Me encanta el post, me encantan las máquinas de escribir y me encantan esos pequeños rincones de trabajo en casa.
Feliz miércoles,
Un beso!!

La Cesta de mi Bici dijo...

Muchas gracias por tus palabras Ella Rey! Me alegro que te guste. Guarda esa máquina de escribir, que dentro de poco será un tesoro. Un beso!

La Cesta de mi Bici dijo...

Muchas gracias La chica del quinto!! Esos rincones tienen un encanto especial, verdad? Un besote!

Detallisime -Charo dijo...

a mí también me encanta como objeto de decoración!..recuerdo siempre a mi padre acompañado de la suya, antes de cambiarla por el ordenador!..qué tiempos!

La Cesta de mi Bici dijo...

Me vuelven loca! A ver si pronto me hago con una. Muchas gracias por tu comentario Detallisime - Chato! Un beso!