miércoles, 17 de junio de 2015

Nuestra invitación de boda

Hola de nuevo a todos!!

Hoy os traigo un post que tenía pensado desde hace muchísimo tiempo y que además había prometido en más de una ocasión que os lo iba a contar. Se trata de nuestra invitación de boda.

A lo largo de la vida del blog, hemos dedicado varios post a las invitaciones de boda. Siempre os he dicho que yo recuerdo ese proceso con gran cariño, porque realmente nos lo pasamos genial en todo el proceso.

Uno de nuestros regalos de boda adelantado, fue que mis primos nos pusieron a nuestra disposición un diseñador gráfico para que le contásemos que es lo que queríamos y que ideas llevábamos pensadas. Os aseguro que fue un regalo increíble y que a día de hoy, no tengo todavía palabras suficientes para agradecérselo.

Recuerdo el día que nos juntamos con Santiago, más que una idea concreta, teníamos toda una lista en la cabeza de cosas que no queríamos, y una vaga idea nos rondaba en la cabeza de un posible diseño. Estábamos inmersos en nuestra aventura inglesa, y queríamos que esa parte de nuestra vida estuviera representada en nuestra invitación. Ya que todos los preparativos y organización de nuestro gran día los íbamos a gestionar desde allí.

Hablamos de viajes, de ese toque vintage-retro que tanto me gusta, recordamos las cartas que escribíamos de pequeños en vacaciones. Y de repente saqué de mi bolso mi cartera, y aunque os parezca increíble, mi cartera fue el detonante para empezar con los primeros diseños de la invitación.


Esta cartera y este pequeño bolso representaban algunos de los símbolos que más nos gustaban, y que rondaban por nuestra cabeza sin saber muy bien como organizarlos en un diseño. Caligrafía, sellos antiguos, matasellos de cartas...



Santiago, enseguida captó la idea que teníamos en la cabeza al poco de hablar con nosotros. Nos siguió escuchando, hasta que al final casi a la vez, se nos ocurrió la idea: diseñar la invitación como si fuera una tarjeta postal antigua.

No nos podía gustar más la idea, recogía todo lo que queríamos: los viajes, alusión a nuestra aventura inglesa y a las cartas postales que mandábamos y seguimos mandando en nuestros viajes o días especiales.

Y así fue como nació nuestra invitación. En la parte delantera hacíamos alusión a nuestra vida a caballo entre Birmingham y Estella. La parte superior era el skyline de Birmingham.


En la parte inferior al no poder hacer el skyline de Estella, ya que se encuentra entre montañas, utilizamos fotos de los rincones más especiales y emblemáticos para nosotros. Todos ellos tenían un significado especial.


El resto de la invitación estaba compuesto por diferentes elementos viajeros de estética vintage.


La parte posterior de la invitación era una postal antigua donde poder escribir el texto. La parte de arriba estaba compuesto por matasellos antiguos, todos ellos haciendo referencia a algún evento importante de la historia, como el hundimiento del Titanic, el crack del 29, el primer vuelo de un zeppeling... Y sellos británicos.


Para la tipografía, lo tuvimos claro desde el principio: tipografía de máquina de escribir antigua. El texto fue breve, como el que escribes en una postal, pero recogía la esencia de nuestro gran día.


Recuerdo cada idea, cada email con Santiago con una gran sonrisa. Y el día que nos dieron las invitaciones... mariposas en el estómago y lagrimones enormes.

Espero que os haya gustado!!! Hasta el próximo post!!!

4 comentarios:

Y, además, mamá dijo...

¡Qué chulo! Es un lujo contar con un diseñador para las invitaciones de la boda y qué más se puede pedir si capta todo al momento. Qué gusto.

La Cesta de mi Bici dijo...

Muchas gracias Idoia!!! La verdad que si que fue un lujo contar con un diseñador, y la verdad es que fue genial como nos entendió sin nosotros saber muy bien que es lo que queríamos!! Un beso y mil gracias por pasarte!

la chica del quinto dijo...

¡Qué bonito! Sobre todo porque habla de vosotros y de vuestra historia. Lo más bonito es que ese día y todo lo que le rodea refleje la personalidad de los protagonistas. ¡Esa es la manera de que todo sea inolvidable!
Un abrazo Irache!

La Cesta de mi Bici dijo...

Muchas gracias Bea!! Es lo que intentamos, plasmar lo que somos y lo que estábamos viviendo, de forma que lo pudiésemos compartir con todos los nuestros también. Feliz de que te haya gustado!! Un besazo y gracias por estar siempre ahí!