miércoles, 15 de abril de 2015

Santa Mónica & Venice Beach.

 

Hola de nuevo a todos!!!

Hoy os traigo la penúltima entrega de nuestro viaje de novios. El viaje va tocando a su fin poco a poco. Parece mentira que justo ahora, en estas mismas fechas hace un año, estábamos disfrutando de nuestra aventura californiana y de miles de kilómetros recorridos en nuestro mustang.

En el anterior post sobre el viaje, os conté que estuvimos unos días en Los Ángeles (aquí), exactamente dos días y medio. Pues bien, un día lo dedicamos enteramente a Santa Mónica y Venice Beach.

Partiendo de la base que era abril y a pesar de lucir el sol, no eran propiamente días de playa, podéis pensar que igual invertimos demasiado tiempo en esta visita. Pero queríamos disfrutar de esa zona tranquilamente, sin ninguna prisa, dejando el reloj olvidado a un lado. También hay que sumar que ya acumulábamos un poco de cansancio después de tres semanas de viaje y no parar.

Aparcamos el coche al lado de la playa, y en cuanto salimos del parking, nos saludó quizás una de las estampas más famosas de Santa Mónica: su archiconocido muelle! El cual hemos visto mil y una vez en las pelis.

MejoraUntitled-1

Sin pensarlo dos veces, dirigimos nuestros pasos hacia él. Cuando nos adentramos tenía la sensación de estar dentro de una serie americana. Recorrimos cada uno de sus rincones, dejando que los tablones de madera absorbieran nuestros pasos, descubriendo el punto final de la famosa ruta 66, adentrándonos en las típicas tiendas de suvernirs que hacían mención a ella y sentándonos en un banco simplemente para admirar las vistas.

MejoraIMG_20140422_120732 OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA         MejoraIMG_20140422_121242

Después de pasear por el muelle, nos fuimos a la playa, no podía resistir la tentación de descalzarme y sentir la arena en mis pies, pasear por la orilla, dejar que el Pacífico mojase mis pies. Y tengo que reconocer que no pudimos dejar pasar la tentación de subirnos a una de las torres de los vigilantes e “interpretar” una de las famosas escenas de bajar corriendo…

MejoraMG_20140422_170654 OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Mejora1Untitled-1

Comimos en un garito cerca del muelle, una pena que no recuerdo el nombre. Era el típico garito americano de playa, con un montón de tablas de surf decorando las paredes, posters y banderas de diferentes equipos tanto de beisbol y fútbol americano. Nuestra comida de ese día una oda al país en el que estábamos: hot dog y alitas de pollo “picantonas”. ¿Porqué os cuento esto? Porque fue uno de los momentos de los que mas disfrutamos, estábamos súper relajados, y comenzamos hacer un pequeño balance de como había ido el viaje, y fue en ese momento cuando se nos cruzó la idea, de algún día mudarnos allá…

Para bajar la suma de calorías, alquilamos unas bicis y nos fuimos dando un paseo hacia la zona de Venice Beach. Un paseo la mar de agradable y 100% recomendable.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Al poco de llegar a Venice Beach, nos encontramos con su famoso skatepark. Hicimos parada técnica, Mr.I es un loco del skate y ese era su momento de disfrute. Personalmente aluciné con los skaters que vimos, de todas las edades, de todos los niveles. Se respetaban turnos unos y otros, sin necesidad casi de hablarse. Un peque de unos 6 años, me dejó con la boca abierta con lo que hacia para lo pequeño que era, no me quiero imaginar pasados un par de años el nivel que tendrá.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA         OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA         OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Por la zona por donde estuvimos en Venice Beach eran casi todo tiendas, la mayoría de ellas especializadas en surf y en skateboarding. Y muchos puestos ambulantes de artesanía. Lo que si me sorprendió fue ver una gran cantidad de “homeless”, casi tantos como los que vimos en San Francisco.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA         OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Durante el paseo, nos encontramos también con muchos artistas callejeros, y sin duda unos de los “puntazos” de ese día, fue de repente escuchar a uno de ellos, cantar una de las canciones mas especiales del día de nuestra boda. Reconozco que se me saltó alguna lagrimilla y que no nos movimos de allí en un buen rato, deleitándonos con la voz de este hombre.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A media tarde dimos la vuelta hacia la parte de Santa Mónica para poder devolver las bicis a tiempo, darnos un último paseo por la playa y contemplar por última vez un atardecer en California (por lo menos hasta el día de hoy).

MejoraIMG_20140422_170725 MejoraIMG_20140422_183131

Seguramente que nos dejamos cosas sin ver y probablemente me deje cosas en el tintero por contar, pero estas son algunas de las cosas que mas se grabaron en mi recuerdo. Fue un día realmente increíble, que disfrutamos inmensamente, sin prisas, sin reloj, sólo Santa Mónica, Venice y nosotros.

Espero que os haya gustado!! Hasta el próximo post!!

4 comentarios:

lachicadelquinto dijo...

¡Me encanta! Nosotros también dedicamos un día entero a Santa Mónica y Venice...y como bien dices los planes de vivir una temporada allí también rondaron por nuestras cabezas :)
Un beso Irache

La Cesta de mi Bici dijo...

Mil gracias Bea!!! Me alegro que te haya gustado. Qué tendrá California que cautiva tanto, ¿verdad? Muchísimas gracias por pasarte. Un besazo guapa!

Y, además, mamá dijo...

¿Cómo que mudaros allí? Jeje. Qué viaje tan de película americana. En ese parque de atracciones en el muelle se han muchas pelis, ¿no? Es como haber visto todo antes.

La Cesta de mi Bici dijo...

Jajajajaja Idoia, si, la idea se nos pasó por la cabeza, y se nos sigue pasando no te creas. Si no estuviese tan lejos... El viaje es de película americana total, a nosotros nos encantó, de hecho estamos deseando repetirlo en cuanto podamos. Si, ese muelle, nos hemos cansado de verlo en mil películas y series. Mil gracias por pasarte. Un besazo.