martes, 3 de mayo de 2016

Hola Mayo.

Hola de nuevo a todos!!

Martes, pero para nosotros un martes con sabor a lunes, ayer disfrutamos de un día extra de fin de semana, que nos supo a "fresas con nata" (uno de mis postres preferidos). Estos pequeños regalos de minipuentes se agradecen mucho. Esta vez, además, nos quedamos en Madrid, disfrutando de un Madrid medio vacío, o medio lleno, según como quieras ver la botella.

No se me ocurre mejor forma de empezar el mes. Y aunque sea con unos pocos días de retraso, aquí viene mi saludo a Mayo: ¡Hola Mayo! ¡Bienvenido Mayo!


Ya sabes Mayo, que normalmente os escribo a cada mes mi lista de deseos o cosas que quiero, o pretendo hacer con vosotros. Pero permíteme una excepción contigo esta vez. Esta vez, no voy a tirar de listas. Por una vez, voy aparcar las listas. Están muy bien las listas para tener en cuenta las cosas que quedan por hacer, o propósitos, proyectos, planes... Pero a veces es sano también, olvidar esas listas por un momento y dejarte sorprender por el día a día.


Mayo, te podría contar que contigo quiero aprovechar a salir a pasear, a leer ese libro que me tiene tan enganchada, Que quiero ir a probar ese restaurante nuevo que lleva tiempo apuntado en mi agenda. Que tenemos mil planes con amigos, empieza el tiempo de las terracitas y las cañitas, ¡como me gusta! Que tengo mil risas aseguradas.


Podría contarte que eres el mes de las flores, que lo voy a intentar esta vez y me voy atrever a poner flores frescas en casa, de las de verdad. Que incluso me voy atrever con alguna planta, eso si, de cuidado fácil, de momento estamos empezando con hortensias, a ver como se nos da el invento...


También podría contarte, que eres el mes para terminar proyectos, cerrar compromisos. Trabajar a tope. Pero entre tu y yo, eso tampoco es una novedad, es el propósito de cada mes.


Mayo, se que tu y yo tenemos una cita especial, muy especial me atrevo a decir. Se que la voy a esperar impaciente. Se que van a cambiar muchas cosas. Perdonadme que esté tan misteriosa, quizás sea superstición, quizá sea miedo, quizá sea la mezcla de ambas cosas, y otras mil más, pero permitidme este halo de misterio, prefiero guardar esta cita entre Mayo y yo, soy de las que piensan mejor no adelantar acontecimientos.


Así que Mayo, voy a cerrar los ojos, voy a guardar todas las listas, y me voy a dejar llevar contigo, voy a dejarme sorprender. Se tú, quien vaya escribiendo el guión de este mes.


Y vosotros, ¿tenéis ya planeada vuestra lista para este mes u os vais a dejar sorprender?

Espero que os haya gustado!! Hasta el próximo post!!

2 comentarios:

la chica del quinto dijo...

¡Ay Irache! Qué de cosas en común: las fresas con nata, el gusto por las flores frescas en casa, la "mala mano" con las plantas en general, las cañas en terraza...¡Mayo pinta muuuuy bien!
Por cierto, espero que esa cita con el mes de mayo tan misteriosa sólo te traiga cosas buenas (que así será).
Un beso enorme

La Cesta de mi Bici dijo...

Muchas gracias Bea!!! La verdad que coincidimos en mil cosas. Habrá que cambiar ese café moka pendiente, por una cañita en terraza. Espero en breve poder contaros en que consiste y cómo ha ido esa cita. Un besazo guapa!