martes, 26 de enero de 2016

Novias veladas.

Hola de nuevo a todos!!

Primer post de la semana de inspiración nupcial. Hoy me gustaría hablaros de una tradición que se ha ido perdiendo, pero que poco a poco empezamos a volver a ver: Las novias veladas.

La historia de las novias veladas, tiene su origen en la antigüedad, en la época de los imperios romanos y griegas. Desde entonces el significado del velo en las bodas ha tenido muchas variantes: desde rituales paganos para proteger de malos augurios a las novias, a significados religiosos.

Es a partir del siglo XIX, cuando empieza a tener significado en la cultura cristiana, como símbolo de pureza de la novia.



La tradición marca, que es el novio quien retira el velo a la novia una vez ya han sido desposados. Creo que es un momento único y muy emotivo para los novios, por todo lo que ello conlleva.



El momento de la llegada de una novia velada es muy especial, esconde un halo de misterio, de romanticismo y de dulzura al mismo tiempo. Es como si guardase todavía un secreto: su cara radiante




Como todo lo que rodea al universo bodil, hoy en día hay diferentes tendencias a la hora de elegir el velo, que se ajustan al perfil y estilo de cada novia. Se puede elegir la largura del velo. El material: tul y organza, materiales más tradicionales, hasta el plumeti o los lunares que empiezan a pegar con fuerza, para novias quizás un poquito mas atrevidas.








Todas las imágenes las podéis encontrar en nuestro tablón de Pinterest.

Si me volviera a casar, creo que lo tendría en cuenta y muy probablemente sería una novia velada.

¿Os gustaría recuperar esta tradición? ¿Seríais una novia velada?

Espero que os haya gustado!! Hasta el próximo post!!

2 comentarios:

la chica del quinto dijo...

Es cierto que en los últimos años se está retomando fuertemente esta tradición, cosa que me encanta. Yo, al igual que tú, creo que si me volviera a casar sería una novia velada, siempre con un velo muy sencillo y esparciendo ese misterio y romanticismo del que hablas.
¡Un beso!

La Cesta de mi Bici dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Bea, una de las claves está en elegir un velo sencillo. Muchas gracias por tu comentario y por pasarte como siempre. Un beso guapa.