jueves, 17 de septiembre de 2015

Nuestra puerta del ratoncito Pérez.

Hola de nuevo a todos!!

En el post de hoy quiero hablaros sobre nuestra puerta del ratoncito Pérez. Son unas puertas hechas a mano llenas de cariño obra de María y su familia. María es la fundadora de oui-oui, yo conocí su blog cuando estábamos organizando nuestra boda, y he visto como ha ido creciendo su blog, como el nacimiento y crecimiento de su shop on-line, que es una verdadera gozada.

De primera vez, os puede resultar que una puerta del ratoncito Pérez tiene que ver más con los peques de la casa y ese momento crucial en sus vidas de la caída de sus primeros dientes de leche, pero lo que es cierto es que estas puertas se han convertido en un producto no solo para niños, sino también para adultos, claves para decorar algún rincón de casa, lugares de trabajo, bodas...

Cada puerta encierra su historia y hoy me gustaría compartir la historia de la nuestra. Hacia tiempo que quería hacerme con una puerta del ratoncito Pérez, pero Mr.I se me adelantó y me sorprendió con una, un día especial.

Es algo especial desde el principio, porque el packaging no puede ser más cuidado, con una tarjetita preciosa, obra de los grandes save the date projects en la que se cuenta la historia del ratoncito Pérez y otra tarjeta manuscrita agradeciendo el pedido. Son pequeños detalles que se agradecen y engrandecen el producto, al menos en mi humilde opinión.




Nuestra puerta es un homenaje al tiempo en el que estuvimos viviendo en Inglaterra. Cerca de la casa donde vivíamos, había un pequeño barrio donde todas las puertas de las casas eran de algún color. A mi concretamente había una roja que me tenía enamorada. Así que nuestra puerta del ratoncito Pérez tiene ese estilo inglés y y no podía ser de otro color. El número 26, es un guiño a nuestra fecha de boda.


Nuestros complementos, un periódico, un paquete postal y unas botas de agua. El periódico porque al final de nuestra aventura, no se ni la de periódicos que pudimos comprar para ayudarnos en el embalaje de nuestras cosas. El paquete postal, porque recibimos muchos paquetes y enviamos otros tantos en aquella época, ya que estábamos inmersos en la preparación de nuestra boda, y las botas de agua, creo que sobra la explicación, es Inglaterra, así que sin duda alguna fueron unas grandes aliadas.


Tenemos colocada nuestra puerta en la entrada de casa, de forma que cuando llegamos a casa es una de las primeras cosas que vemos. Fue un regalo que me hizo especial ilusión y que además nos ayuda a recordar nuestra aventura.


Lo mejor de las puertas del ratoncito Pérez es que son 100% personalizables, por lo que es fácil encontrar la que pueda identificar una historia, un estilo...

Dentro de poquito os cuento un poco más sobre estas puertas, la historia que encierran, su proceso de elaboración, para que las podáis conocer un poco más a ellas y a las personas que hay detrás de ellas.

Espero que os haya gustado!! Hasta el próximo post!!

4 comentarios:

Y, además, mamá dijo...

Son preciosas y la tuya me gusta especialmente. No sabía que se podía personalizar, es un regalo precioso y muy especial

Guirnaldas y pompones dijo...

Hola Irache, ¡¡¡me chiflan!!!. Ya las tenía fichadas, pero siempre pienso que es complicado colocarlas, por el tema del rodapié... Algo se me ocurrirá. Buen finde!

La Cesta de mi Bici dijo...

Muchas gracias Idoia!!! Si son 100% personalizables, es una razón por las que me gustan tanto. Son geniales. Mil gracias por pasarte! Un besazo guapa.

La Cesta de mi Bici dijo...

Como me alegro que te gusten Cristina! Nosotros, por ejemplo, la tenemos puesta en el mueble de entrada de casa, en vez de en el suelo. Mil gracias por pasarte y por tu comentario! Un beso!